La administración y el crecimiento de las empresas como una perfecta vía para la internacionalización

Son diversos los casos que en las últimos años han alcanzado el éxito de la internacionalización que a los largo de la historia se ha venido dando. Gran cantidad de estas empresas, sean pequeñas o medianas iniciaron su transitar en el ámbito de los negocios pasando posiblemente desapercibidas en sus inicios, pero que a través de los años han conseguido consolidarse en el mercado internacional y hoy en día se muestran como marcas de renombre. Una de ellas es la actualmente conocida y renombrada marca joyera Tous de alba tous, con más de 400 tiendas en 50 países alrededor del mundo.

Pero el camino de cada empresa a nivel individual siempre será incierto, por lo que implica un mayor compromiso en cuanto a acción, pero además un mayor rigor en cuanto a su desarrollo estratégico ya que su crecimiento se debe presentar como el objetivo de toda la organización y para lograrlo, debe ser buscado el consumidor allá en donde se encuentra. Por lo que, la importancia de la internacionalización debe ser tomada como una opción de crecimiento.

De acuerdo a los datos estadísticos, en estos momentos el 80% de las empresas fundamentalmente exportan como una vía necesaria con la que pueden dar salida a la mayoría de sus productos o servicios. Pero para internacionalizar no sólo se trata de vender, ya que ello se logra es a través de los diversos procesos de desarrollo internacional, es a través de esto que se logra ser más eficientes y más competitivos, llegando a conocer la evolución de los diversos mercados, productos, tendencias y requisitos que se deben satisfacer en los consumidores.

En la actualidad y pese a que suele variar de acuerdo a los sectores, las zonas que se muestran con una mayor focalización en líneas generales son Europa y el Reino Unido. Aunque no sería adecuado dejar a un lado los mercados conocidos como emergentes, pero que en realidad resultan interesantes para las empresas, como por ejemplo los Emiratos, Qatar, Arabia Saudí, México, Colombia, Chile, Perú y poco a poco se suma a ellos África. En el caso de USA, este siempre ha sido el mercado objetivo de la gran mayoría de empresas, pero se trata de un mercado cuyo acceso se presenta como algo complicado y que requiere de un profundo conocimiento.

En cuanto a las grandes, medianas y pequeñas empresas, estas deben seriamente considerar la idea de internacionalizarse, ello como una medida lógica y plausible que les permitirá continuar existiendo, pero además de poder alcanzar la razón de ser que compone a una organización, es decir: crecer. Para que ello pueda suceder, se debe desarrollar un proceso de internacionalización de la manera más correcta, por lo que se hace es necesario contar con un plan y un equipo de trabajo que estén dispuestos a desarrollarse, capaces de llevar a buen término los objetivos que se han establecido. Por lo que se requiere de un componente humano especializado que conozca los procesos, el mercado, el país y cómo adaptar la oferta.